La Presidenta


El silencio siempre ha sido el gran aliado de la violencia contra los más débiles. Ya hace algunos años la sociedad española decidió que la violencia ejercida contra las mujeres era una asignatura pendiente que no queríamos arrastrar más tiempo. Y empezamos un largo camino de visibilización de esta lacra social que había provocado tantas víctimas en nuestro entorno más próximo.

El Observatorio Minotauro quiere difundir la conciencia de que existe un colectivo de una fragilidad aún más grande que sufre un tipo de violencia que una sociedad del siglo XXI no puede permitirse. Me refiero, claro, a los menores.

Tenemos la firme voluntad de colocar en primera línea de la agenda política esta problemática. Y entendemos que para poder hacerlo es necesario el trabajo colectivo de diferentes profesionales que puedan abordar desde una perspectiva sistémica esta tarea.

El Observatorio Minotauro quiere ser un activo transformador del presente, tomando conciencia de que las nuevas generaciones de niños y jóvenes han nacido y crecido en un nuevo paradigma político, social y económico.

Se presenta como un observatorio porque aún necesitamos saber cuáles son las herramientas más eficaces para dar respuesta a las nuevas prácticas de la violencia y cuáles son, también, las necesidades de las víctimas que las sufren.

El Observatorio Minotauro quiere ser un espacio donde pensar sobre todo aquello que rodea los diferentes dispositivos de la violencia, un lugar donde poder construir un nuevo conocimiento colectivo y compartido alrededor de este fenómeno.

Nosotros hemos hecho la difícil tarea de entrar en el laberinto, de mirar cara a cara al monstruo y de poner en activo las estrategias para intentar debilitar su fiereza. Pero, como Teseo necesitó a Ariadna para encontrar el camino de salida, nosotros os necesitamos a vosotros en esta cadena invisible de complicidades que nos ayude a llevar a cabo nuestro trabajo.

Mi nombre es Pilar Pla López, tengo 44 años, soy de Barcelona, licenciada en Bellas Artes y empresaria. Tengo ocho sobrinos menores de edad y sólo pensar que pudieran ser víctimas de algún tipo de violencia, estaría dispuesta hacer cualquier cosa por solucionarlo de raíz.

Nadie que ve a niños indefensos en una situación de peligro puede quedarse sin hacer nada, y el problemas es que a veces no lo sabemos detectar o no sabemos a dónde dirigirnos.

Hoy soy presidenta del Observatorio Minotauro, Observatorio de la violencia contra los menores, y desde este espacio de privilegio os puedo asegurar que dedicaré todo el esfuerzo del que sea capaz en la defensa de los derechos de nuestros menores.

6c673be7-98b6-4e7d-af9e-61d4c7ec41eapng

Pilar Pla López
Presidenta